La comunicación es la base de la consulta médica

La comunicación es la base de la consulta médica

auvCCO9wtNwlDeapcRDqOzl72eJkfbmt4t8yenImKBXEejxNn4ZJNZ2ss5Ku7CxtPor Thomas Martin, manager de mHIMSS, plataforma sin ánimo de lucro dedicada a la divulgación de las tecnologías móviles en salud.
Unos años atrás, usar la palabra “consumidor” para describir a un paciente en el consultorio o entorno médico hubiera sido tildado de hereje con bastante rapidez. Referir a los pacientes como consumidores, destacando el aspecto comercial de la asistencia sanitaria, se evitaba hasta hace poco, en el discurso general que rodea a la salud.
Hay una creciente tendencia a considerar el paciente como un consumidor, que se refleja en los dispositivos que llegan al mercado, dirigidos hacia consumidores y médicos.
En primer lugar, el papel común subyacente de la asistencia sanitaria es comunicar. Los pacientes comunican los síntomas y los proveedores  los tratamientos. En un reciente viaje, visité la antigua ciudad turca de Asklepion, en donde la gente viajaba a una colina para recibir lo que vagamente podría ser clasificado como “atención médica.” Me llamó la atención la idea de que después de 2.000 y tantos años, la tecnología ha cambiado el mecanismo de entrega de la asistencia sanitaria, pero el papel de la comunicación se ha mantenido igual. Los pacientes todavía tienen que consultar con profesionales de la salud a través de la comunicación verbal. Unos pocos milenios después, y se llega al movimiento de salud digital, que está trabajando para lograr el objetivo de mejorar la comunicación para mejorar nuestro sistema de salud.
Esta innovación tecnológica se exhibió en los pasillos del CES de este año, con muchas organizaciones se centraron en cómo comunicarse mejor, más rápido, o en algunos casos pasivamente con los pacientes y los consumidores. Muchos dispositivos centrados en el consumidor se centraron en el seguimiento pasivo o intentos de comunicarse a través de avanzada tecnología en el cambio de comportamiento. Algunos de los dispositivos centrados paciente estaban enfocados en comunicarse mejor y más rápido.
Ahora, la respuesta a la pregunta de cuándo los pacientes son realmente consumidores descansa en el flujo de trabajo y cómo la tecnología se aplica. Los consumidores se convierten los pacientes una vez que la atención comienza. En el mundo de los móviles y redes inalámbricas, sin embargo, esto se está convirtiendo casi imperceptible, por lo que la pregunta debería ser “¿cuándo los consumidores se han convertido realmente en los pacientes?” Si bien la clasificación de la función de paciente / consumidor es todavía un trabajo en progreso, la Hoja de Ruta mHIMSS, publicada a finales del año pasado, tiene como objetivo ayudar a empujar la conversación hacia adelante mediante la evaluación y destacar el papel de los consumidores y pacientes. Así ¿qué es lo que se avecina en el entorno digital de salud / sanidad electrónica / mHealth / telesalud (y más conceptos)? Un área de oportunidad que veo en el futuro es la creación de “productos de consumo”, centrados en el proveedor que contribuyen al mundo emergente denominado la “Internet de las cosas” (IO). La realidad aumentada y su futura integración en el paisaje de la IO está en el horizonte. Además, un número de compañías tienen dispositivo de diagnósticos y smartphones en el tintero, y, más recientemente, una serie de noticias importantes ha mostrado el creciente papel de la tecnología en salud.
Recuerde que el objetivo fundamental es mejorar la comunicación en salud. O la fórmula matemática, comunicación + innovación/ compromiso del paciente = mejores resultados sanitarios. Por lo tanto, ¿son los pacientes realmente consumidores y permite la tecnología una mejor comunicación?
La comunicación es la base de la asistencia sanitaria. Hay una fórmula que establece: Comunicación + innovación/ compromiso del paciente = mejores resultados sanitarios. La tecnología permite conocer mejor las necesidades del paciente, ya que gracias a dispositivos móviles podemos saber sus hábitos e intereses. También a través de la Red, en medios sociales, webs corporativas y comunidades de pacientes. La tecnología permite saber qué quieren los pacientes, la cuestión es si hay alguien dispuesto a escucharles. Y la mejor manera de conseguirlo es hacerse valer como consumidores, tanto en el sistema público como en el privado. Como personas que pagan por unos servicios sanitarios y exigen calidad. Y esa demanda la hacen todos los días y muchos miles de personas, aunque todos los focos mediáticos se dirijan a un solo caso bajo el paraguas de los premios Goya.
 
See on: blog.ce.org

No Comments
Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies