¿Se puede calcular el ROI de las TICs en salud?

¿Se puede calcular el ROI de las TICs en salud?

¿Cómo se calcula el retorno de la inversión (ROI) en tecnología médica (TICs)?¿Se diferencia de la forma en que lo hacen en otras industrias?
Ese fue el tema de una reciente discusión en el sitio de LinkedIn de la Healthcare Information Management and Systems Society (HIMSS). El consenso fue que, aunque el valor se mide algo diferente en sanidad que en otras industrias, es posible medir el ROI de las TICs en salud. Una investigación de esta sociedad determinó que “la definición tradicional de retorno de la inversión tal como se utiliza en otros sectores no es necesariamente una buena opción para la industria de la salud, ya que implica más que sólo mirar cuánto dinero se ahorra o gana”.
En el cálculo de ROI, la HIMSS recomienda que los proveedores deben considerar los siguientes factores:
– Ahorros por eficiencia.
– La mejora de los resultados de la atención en comparación la situación previa a la implementación de las TICs.
– Los ingresos adicionales generados como resultado de una implementación de TICs.
– Factores no financieros, tales como mayor satisfacción del paciente con la atención, disminución del tiempo de los proveedores en el trabajo, y mayores niveles de satisfacción de los empleados.
– Mayor conocimiento de los proveedores acerca de la población de pacientes que atienden.
Algunos participantes de la discusión se mostraron escépticos acerca de la afirmación de que la asistencia sanitaria es diferente de otras industrias. Como dijo un participante, “Eso de que la salud es diferente sigue sonando como una excusa para no ser más cautelosos en cómo el dinero está siendo gastado (perdido) y, además, todos los costes reales están siendo registrados”.
Otro participante señaló que la vida y la muerte están en juego no sólo en la salud, sino también en otros campos, como la industria aérea. “El cálculo de retorno de la inversión en intangibles es cada poco el reto en otras industrias, como lo es en las TICs con respecto a la asistencia sanitaria”, dijo. “Tal vez hay algunas cosas en la asistencia sanitaria que son más difíciles de cuantificar, pero puede y debe hacerse.”
También citado en el debate fue el ejemplo de Unity Health Care, un proveedor de red de seguridad en el área de Washington DC. Dijo que en un período de dos años, su aplicación de registro electrónico de salud resultó en $ 12,2 millones de dólares en ingresos adicionales. Ese aumento de los ingresos superaban con creces los $ 5,5 millones que se invirtieron. Y el retorno de la inversión también incluyó $ 2,66 millones en incentivos del gobierno.
 
Unos baremos estandarizados de ahorro y de mejora de la asistencia sanitaria ayudarían a las administraciones a implementar las TICs en salud. Es difícil convencer a los gestores sanitarios de la necesidad de invertir, sobre todo en esta época, sin datos de ROI. Por eso, proveedores, profesionales, centros y autoridades deben colaborar en la elaboración de esos baremos. Hace unos años la tarea era casi imposible, pero los programas actuales de manejo de big data, lo han puesto al alcance de la mano.
See on www.informationweek.com

No Comments
Leave a Comment