El médico no necesitará desviar su mirada del paciente

El médico no necesitará desviar su mirada del paciente

La empresa estadounidense Nuance, especializada en software de reconocimiento de voz y autora del asistente virtual por voz Siri, para el iPhone ha desarrollado una versión médica de su conocido programa de dictado Dragon, que utilizan sobre todo los radiólogos.
Nuance ha colaborado con el Servicio Vasco de Salud (Osakidetza), que pone el reconocimiento de voz al servicio de más del 40% de todos los médicos empleados por el Osakidetza.
Actualmente, en la parte médica Nuance trabaja con el concepto bautizado como speech anywehere (o habla en cualquier lugar), que facilita al médico grabar sus informes a través del móvil o del ordenador indistintamente y que se integra automáticamente en los historiales digitales. “Esto permite a los expertos tener más tiempo para hacer lo que realmente quieren, centrarse en la atención al paciente”, afirma  Nick van Terheyden, vicepresidente de la división de salud.
Ventaja para hospitales
Pero la implantación de estos mecanismos choca con la política de ahorro de costes en España. Aun así, Van Terheyden cree que es una ventaja para hospitales y centros de salud: “La tecnología de reconocimiento de voz tiene la capacidad de simplificar la documentación clínica y de permitir que las organizaciones de salud hagan grandes ahorros. Nuestras soluciones contribuyen a aumentar la productividad, para que las instituciones ofrezcan una mayor eficiencia y reducción de costes”.
Por ejemplo, en la atención a los pacientes crónicos. “Están empezando a ver una integración más estrecha de la atención y el cuidado en casa y en el hospital. Eso significa buscar maneras más inteligentes de unir e integrar a los cuidadores, pacientes, compañías de seguros y hospitales. Necesitamos formas inteligentes, rápidas y fiables para simplificar la administración y los costes. Y la tecnología, no solo el reconocimiento de voz, tiene que ser clave”, apunta.
La tecnología ha permitido que el médico pase de escribir en un papel a hacerlo en un ordenador o, en el mejor de los casos, a utilizar una aplicación, pero lo que no ha cambiado es la (ausencia de) mirada al paciente. Muchos pacientes manifiestan su frustración porque el médico no les mira cuando les habla y está más pendiente de su pantalla. Eso puede cambiar en breve.
 
See on: www.cincodias.com

No Comments
Leave a Comment