Ordenadores domésticos vigilan el corazón de 100 cardiópatas en Barcelona

Ordenadores domésticos vigilan el corazón de 100 cardiópatas en Barcelona

La hospitalización de los pacientes cardiópatas baja el 63% y la mortalidad, el 34% gracias a un programa de teleasistencia del Hospital del Mar.
“Los resultados preliminares muestran que hemos logrado reducir la mortalidad en un 34% y las hospitalizaciones en un 63%. También hemos observado que se reducen los reingresos por otros motivos en un 41% y que el coste por paciente se reduce en un 68%.” Explica el Dr. Josep Comín “Cabe destacar también el alto nivel de satisfacción mostrado por los pacientes que han formado parte del proyecto, ya que se sienten mejor controlados y más seguros. Estos datos confirman la viabilidad de un proyecto de telemedicina en pacientes crónicos de edad avanzada, a pesar de su limitada experiencia en la utilización de aparatos electrónicos” señala el doctor Josep Comín, responsable de la Unidad de Insuficiencia Cardíaca del Hospital del Mar e investigador del IMIM (Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas.
El proyecto de Telemedicina para la Insuficiencia Cardiaca del Hospital del Mar, desarrollado con tecnología de Telefónica, se inició en el año 2010 para hacer el seguimiento del enfermo de alto riesgo sin necesidad de trasladarse ni al hospital ni al centro de atención primaria, y nace como complemento del Programa de Insuficiencia Cardíaca, que mediante un nuevo modelo de gestión de esta patología crónica y con la estrecha colaboración de los equipos de profesionales del hospital y los de atención primaria, ha logrado disminuir la mortalidad y los reingresos hospitalarios.
Los resultados obtenidos demuestran con evidencia clínica que la telemonitorización junto con la teleintervención y un nuevo modelo de gestión, no sólo es coste-eficiente, sino que mejora radicalmente la calidad de vida y asistencial de los pacientes, al tiempo que reduce de forma muy notable los costes sanitarios, siendo uno de los avances más importantes para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario.
La telemedicina permite que se reduzca la morbimortalidad y que los pacientes tengan mejor calidad de vida. Además, el sistema sanitario ahorra muchos costes. Atender a un paciente con insuficiencia cardiaca en urgencias o proporcionarle hospitalización supone una ingente cantidad de recursos. La tecnología que lo permite no requiere apenas inversión (basta un ordenador doméstico o un smartphone, según los casos). Entonces, ¿por qué no se extiende?
See on: www.elperiodico.com
 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.