Una acusación, aunque sea infundada, puede destruir nuestro prestigio

El doctor Enrique Moreno es uno de los cirujanos digestivos más reconocidos en el mundo. Fue Premio Príncipe de Asturias y creador de numerosos procedimientos quirúrgicos. Sin embargo, una búsqueda en Google nos ofrece un resultado bien distinto a una buena reputación, y todo por una acusación de negligencia que, después de 3 años, ha sido archivada.

Enrique Moreno

El famoso cantaor Enrique Morente falleció el 13 de diciembre de 2010, a los 67 años, una semana después de ser operado por segunda vez en la Clínica La Luz de Madrid de un cáncer de esófago. Su familia y la Asociación de Víctimas de Negligencias Sanitarias (AVINESA)  presentaron una denuncia por presunta negligencia médica. En mayo de 2013 el juez decretó  el sobreseimiento provisional de la investigación judicial abierta al considerar que no se había justificado “debidamente” la existencia de delito. La acusación lo recurrió y ahora, 3 años después, la Audiencia Provincial de Madrid ha desestimado el recurso, con lo que se cierra el caso, al menos de momento.

Sin embargo, ningún juez devuelve el prestigio al doctor Moreno en Internet ni reescribe las entradas en las que se cuestionaba su profesionalidad. Los pacientes que se planteen operarse con él encontrarán una información actualizada del archivo de la causa en Wikipedia (escrita por familiares o amigos) y una ristra de artículos negativos que le harán dudar de su decisión.

Durante más de un año, la Clínica La Luz, por su parte, también arrojaba entradas negativas destacadas en los buscadores. Sólo tras una insistente generación de informaciones de la actividad asistencial e investigadora del centro se ha conseguido reducir esas entradas a puestos más bajos de búsqueda. Aun así, cuesta encontrar el posicionamiento del mismo sobre el fallecimiento del cantaor flamenco.

Si el doctor Moreno y la Clínica La Luz hubieran contado con una presencia destacada en Internet en 2010, con una comunidad de pacientes satisfechos en la Red, y hubieran respondido inmediatamente a las acusaciones de negligencia los resultados habrían sido muy distintos. El fallecimiento de un personaje famoso en oscuras circunstancias siempre será noticia, pero que aparezca una sola versión depende de cómo se maneje la comunicación.

Ningún profesional o centro sanitario está libre de críticas, fundadas o no. La clave de que esas acusaciones se propaguen en Internet y dañen para siempre la reputación profesional está en una adecuada estrategia de comunicación y un plan de crisis previo que contemple posibles situaciones críticas y un plan de acción frente a medios de comunicación y redes sociales, entre otros actores. Dejarse asesorar por expertos en comunicación en salud es siempre la mejor opción.

infografia medico

Carlos Mateos

About Carlos Mateos

Consultor de comunicación especializado en salud. Director de COM Salud. Periodista apasionado de la salud 2.0 y la eHealth.