De qué le sirve a un profesional de la salud ser 2.0

La mayoría de los congresos y simposios de Medicina, Enfermería y Farmacia incluyen ya ponencias sobre salud 2.0 y la necesidad de dirigirse a los pacientes empoderados a través de los canales de comunicación que ofrece Internet, como las redes sociales y los blogs. Sin embargo, todavía son minoría los que mantienen una presencia activa en redes. ¿Qué falla?

Uno de los pediatras más activos en redes sociales, el doctor Jesús Garrido @mpediatraonline, hacía esta semana una defensa de la actitud 2.0 en su blog. Se trata de una declaración de principios que podría suscribir cualquier profesional de la salud comprometido con su profesión y que quiera poner su granito de arena a la mejora de los pacientes.

pediatra 2.0

Tras tuitearlo, se abrió un interesante debate en Twitter sobre cuál era la actitud que debía tener el profesional de la salud ante el paciente empoderado, que se informa, comparte experiencias, pregunta y toma decisiones sobre su propia salud.

tweets mpediatraonline

Coincido con el doctor Garrido, la actitud 2.0 surge cuando sabe dónde están los pacientes. Y los pacientes están en la consulta pero también en su casa, en la calle, en sus trabajos…, en cualquier parte. Sin embargo, hay algo va siempre con casi todos ellos, el móvil. España se ha convertido en el país europeo con mayor penetración de ‘smartphones’, un 66%, mientras que la media con los países de nuestro entorno (Inglaterra, Francia, Italia, Alemania) es del 57%, según el informe Spain Digital Future in Focus de comScore.

El móvil es ya el principal punto de acceso a Internet para los jóvenes y cada vez más para los no tan jóvenes. Parece obvio, por tanto, que si queremos acercarnos a los pacientes actuales y potenciales debemos extender la consulta más allá de sus barreras físicas. Se ha demostrado que los médicos que tienen mejor reputación digital atraen más pacientes. Un dermatólogo 2.0, el doctor Sergio Vaño (@SergioVanoG) me comentaba en una presentación que desde que empezó a escribir en el blog de la clínica que comparte con otros especialistas en dermatología, su consulta se llenaba, porque los pacientes pedían cita específicamente con él.

Sin embargo, para quienes trabajan en un centro público, ¿qué motivaciones tienen? Algunos, como el doctor Salvador Casado (@doctorcasado) creen que forma parte del compromiso del médico con sus pacientes, y así lo establecen en su blog. Por su parte, el doctor José Antonio Trujillo (@JoseATrujillo) cuenta en su blog cómo la marca personal es clave para que un profesional, también de la medicina pública, dé a conocer lo que hace y qué le convierte en diferente.

Ningún profesional es inmune a su reputación, online y offline. Ser respetado en un área te atrae más pacientes pero también mayor reconocimiento en tu profesión y la posibilidad de interaccionar con otros profesionales destacados de los que seguir aprendiendo. Y esa reputación no se construye teniendo una cuenta semidormida de Twitter y otra de Facebook. Requiere aportar conocimiento y servicio, a los pacientes y a otros profesionales. Lo que siempre se ha hecho en presencia del paciente, solo que ahora el paciente también está tras una pantalla.

Carlos Mateos

Carlos Mateos

Consultor de comunicación especializado en salud. Director de COM Salud. Periodista apasionado de la salud 2.0 y la eHealth.